La nueva familia mexicana

0

De acuerdo con los resultados del último Censo de Población y Vivienda, la familia mexicana muestras signos de cambio que muchos no acabamos de percibir. Los censos nos muestran, como si fuera una fotografía, la sociedad tal como luce hoy en día. Y el censo más reciente, el del año 2010, nos muestra una familia mexicana un tanto diferente a como estamos acostumbrados a verla. Esto no debería extrañarnos dado que el sistema socioeconómico también está imponiendo cambios a nuestro país en su conjunto y esto se refleja, por ejemplo, en la dificultad creciente para encontrar trabajo lo cual se expresa en crecientes movimientos migratorios dirigidos desde el campo hacia las ciudades y, sobre todo, hacia el vecino país del norte. Así, de conformidad con el Censo, en más de 11 millones de hogares mexicanos falta el padre, lo cual nos remite a una situación en la que la mujer emerge, cada vez más, como la nueva jefa de la institución familiar. Una tendencia creciente hacia la feminización de la jefatura de familia.
Por otra parte, el matrimonio parece perder la importancia que alguna vez tuvo como institución socialmente legitimadora de la unión de hombre y mujer para procrear. Según el INEGI en el año 2005 se registraron 595, 513 matrimonios, en 2007 fueron 586 mil 978 y en 2007 el total de uniones conyugales registradas alcanzó un total de 595 mil 209, es decir, se mantiene mas o menos el mismo número de matrimonios al año pero la población está en crecimiento, lo que indica que, proporcionalmente hablando, la tendencia al matrimonio es descendente.
En contraparte, en el 2005 se reportaron 70 mil 184 divorcios, en el 2006 hubo 72 mil 396 y en el 2007 la cifra de divorcios alcanzó un total de 77 mil 255. De manera que en los mismos años se puede observar una clara tendencia de los divorcios hacia el alza y eso perfila una modalidad de familia diferente al modelo conocido. En la siguiente gráfica se muestra la relación entre uniones y desuniones conyugales en 38 años y en esa se percibe, de manera más clara, la tendencia de la sociedad mexicana en sentido diferente al de la unión matrimonial.

En 1970, por cada 100 matrimonios hay tres divorcios; en el 2003, esta cifra se eleva a 11 divorcios y para 2008 hay 14 divorcios por cada 100 matrimonios.
FUENTE: INEGI. Relación divorcios matrimonios

Con las características familiares anteriores (y otras más) uno puede preguntarse ¿Cómo son las relaciones intrafamiliares en la actualidad? ¿Cómo son las relaciones entre géneros (entre hombres y mujeres) al interior de la familia? ¿Cuál es la situación de la mujer en la institución familiar? Si la mujer es jefa de familia en muchos hogares ¿desaparece la violencia intrafamiliar o solo cambia de características? Sin hombre en la casa ¿Cómo se proveen las mujeres (y sus hijos) el sustento diario?

Esas y otras preguntas y, sobre todo, sus respuestas, nos dibujan una institución familiar que cada vez es menos típica, es decir, cada vez se corresponde menos con un solo tipo de familia. Por ejemplo, ahora tenemos familias formadas por las parejas del mismo sexo y, asimismo, nos encontramos con que las técnicas de reproducción asistida han generado también familias con nuevas características. O a propósito de divorcios uno puede preguntarse acerca de cómo son las familias reconstituidas, es decir, aquellas conformadas por personas divorciadas que se vuelven a casar y juntan a sus hijos procreados en matrimonios anteriores.

Sin duda, las nuevas circunstancias nos perfilan modalidades familiares diferentes, novedosas que representan un reto a los estudiosos de la familia y sobre eso habrá que regresar. Por lo pronto, demos el adiós a la visión unívoca de “familia” y demos la bienvenida a la plural concepción de “familias”.
Comentarios: [email protected]

Edukt, Educación, ciencia, arte y tecnología.