"En ese instante, sentí la rabia, el coraje y la impotencia que han sentido miles de coahuilenses en los últimos años. Nos secuestraron al pilar de la familia, al sostén económico de muchos de nosotros, al que con su esfuerzo, trabajo y verdad, hizo que el lugar que habitamos fuera mejor, el que siempre fomentó la unidad familiar, el trabajo y entrega a nuestros gustos y pasiones".

El mes de agosto de 2015 sin duda quedará marcado en la historia de nuestra familia. La familia taurina.

Suena el teléfono… bueno, bueno… hermano es urgente que vayas a la casa, algo muy grave está sucediendo. ¿Qué pasa? Ven aquí lo hablamos, ya vienen la mayoría para acá.
Enciendo la radio y los noticieros hablan de que se cree que ha muerto, que ha sido víctima de la delincuencia que impera en el estado, pero no se ha confirmado la noticia.

Llego a casa y las caras largas de todos los miembros de la familia, me hacen temer lo peor. ¿Qué está pasando, es verdad que ha muerto? No. Se escucha la voz del patriarca de la familia. La verdad es que la han secuestrado.

En ese instante, sentí la rabia, el coraje y la impotencia que han sentido miles de coahuilenses en los últimos años. Nos secuestraron al pilar de la familia, al sostén económico de muchos de nosotros, al que con su esfuerzo, trabajo y verdad, hizo que el lugar que habitamos fuera mejor, el que siempre fomentó la unidad familiar, el trabajo y entrega a nuestros gustos y pasiones.

Y que vamos a hacer? La situación es muy compleja, gente sin escrúpulos la ha tomado de rehén por una venganza y es por ello que la tienen secuestrada, nos hemos enterado por diferentes medios que están pidiendo de recompensa, una gran cortina de humo, que pueda desviar el tema de la ‘megadeuda’ y algunas empresas de la zona carbonífera. ¡Pero, nosotros no contamos con esos recursos! .-Es lo que le hicimos saber al secuestrador, pero en su ambición enfermiza, no está dispuesto a negociar. .-Entonces pidamos ayuda a nuestras autoridades y representantes!!! .-Están coludidas con el secuestrador, trabajan para él, y solo hacen lo que les ordene.

Hoy comparto esta angustia y dolor tan grande que causa el secuestro, que ha provocado que miles de familias en todo el estado tengan que buscar nuevos horizontes en lugares que les ofrezcan garantías y seguridad para sus familias. Así obligan a la familia taurina a buscar nuevos lugares en dónde invertir sus capitales, dejar la tierra que los vio nacer y por la que lucharon sus padres y sus abuelos.