Quien se aficiona a masturbarse experimenta el deseo sexual, busca la oportunidad de desahogarse y se relaja, posteriormente vuelve a experimentar el deseo sexual y convierte esta conducta en un círculo vicioso hasta volverla inconsciente.

Rodrigo lleva cinco años casado con Paola. Antes de conocerla, disfrutaba sexualmente masturbándose frente a la computadora o el teléfono celular.
Hasta el día de hoy prefiere masturbarse que buscar un contacto sexual con su esposa.
Ella lo sabe y sufre por lo que considera es una infidelidad virtual.
Ellos han buscado ayuda profesional con psicólogos y psiquiatras, pero Rodrigo no ha podido dejar esta conducta.
A Paola le molesta cuando escucha el ruido que produce al masturbarse o las exclamaciones al eyacular.
La masturbación es una manera auto complaciente de desahogarse sexualmente utilizando un sustituto de excitación sexual, evocando un recuerdo erótico, estimulándose frente a imágenes impresas, videos, u objetos que desatan el impulso sexual.
Quien se aficiona a masturbarse experimenta el deseo sexual, busca la oportunidad de desahogarse y se relaja, posteriormente vuelve a experimentar el deseo sexual y convierte esta conducta en un círculo vicioso hasta volverla inconsciente.

PRIMERA MASTURBACION.
El descubrimiento de la masturbación puede darse de manera casual cuando el adolescente se estimula los genitales y experimenta placer, o puede ser estimulada por el consejo o sugerencia de otra persona. La inducción a descubrir esta fuente de auto placer viene asociada a la práctica a escondidas, ya que la sexualidad y su ejercicio en nuestra cultura viene condicionada a que sea de manera privada y fuera de la vista de los demás. Se asocia a vergüenza y culpa.
Estos sentimientos de auto rechazo envuelven a la masturbación de la sensación de estar cometiendo algo malo, pecaminoso o sucio. Quien se masturba no puede hablar sobre ello o los demás se burlaran de él o ella. La práctica sexual se realiza a solas y de manera oculta.

APEGO AL SEXO SOLITARIO.
La sexualidad a solas tiene la ventaja para quien la practica de poder realizarla cuando le plazca y con la duración que requiera. La estimulación genital, física o mental es asunto privado. La realización del encuentro sexual en pareja le exige la sexualidad compartida y no egocéntrica, situación que disgusta al masturbador patológico.

TERAPIA
La atención psicosexual se orienta a la maduración emocional de obtener placer sexual con la pareja.
La sexualidad compartida conlleva no solo el placer compartido sino otras fuentes de gratificación emocional y sexual.
El masturbador patológico/a para lograr su rehabilitación sexual requiere de experimentar incomodidad ante la practica repetida e inconsciente de masturbarse.
No es un procedimiento sencillo cambiar un habito tan arraigado, sin embargo, quienes se conducen con honestidad y mantienen el contacto frecuente con el terapeuta logran en su mayoría mantenerse en una sexualidad de pareja.

En muchos casos los tratamientos requieren de combinar medicamentos con psicoterapia.
www.sexologosilvestrefaya.com