Deben tomarse medidas serias para defender a las personas que buscan a sus seres queridos.

El asesinato de una activista que lideraba la búsqueda de su hija y de miles más en Tamaulipas, México expone el peligro al que se enfrentan a diario quienes buscan a las más de 30.000 personas desaparecidas en el país. Así lo ha manifestado Amnistía Internacional.

Miriam Elizabeth Rodríguez Martínez, fue asesinada la noche del 10 de mayo en el estado de Tamaulipas, en el norte de México. Miriam era conocida por su trabajo con colectivos de búsqueda de personas desaparecidas, que son organizaciones formadas principalmente por familiares de víctimas de desaparición forzada y desaparición por agentes no estatales.

“México se ha convertido en una zona muy peligrosa para quienes tienen la valentía de dedicar su vida a la búsqueda de las personas desaparecidas. El violento asesinato de Miriam Rodríguez debe investigarse de manera independiente, imparcial y exhaustiva. Deben tomarse medidas serias para defender a las personas que buscan a sus seres queridos. La pesadilla a la que son sometidos al no saber la suerte o paradero de sus familiares y los peligros que enfrentan en su labor, la que realizan dada la negligente respuesta de las autoridades, son alarmantes,” ha manifestado Erika GuevaraRosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional.