Ed117 P28 Eventos

Cinco eventos que cambiaron el mundo en 2016

Cinco eventos que cambiaron el mundo en 2016

El voto a favor del Brexit fue de 51,9% contra el 48,1% en Reino Unido; el plebiscito de Colombia para la Paz con las FARC arrojó 50,2% de votos del NO, contra 49,7% del SÍ; las elecciones de los Estados Unidos dieron el 47,8% de los votos a Hillary Clinton, y 47,3% a Donald Trump, quien ganó por vía del Colegio Electoral. Un fantasma recorre el mundo, y es la polarización de las masas. En todas partes hemos visto cómo las naciones se dividen al punto de la ruptura. México también lo vivió este año, con la MarchaXLaFamilia que se opuso al matrimonio igualitario.

El 2016 será recordado como uno de los peores años en lo que va del siglo XXI. Fue un año marcado por grandes crisis, algunas de ellas, de carácter estructural; otras mediáticas y psicológicas, que podrían representar amenazas en el futuro. Durante estas últimas 52 semanas, el observador común seguramente sufrió varios periodos de tensión e impresión por lo que vio ocurrir en el mundo. El 2016 será el año del Brexit, el Referéndum del No en Colombia, y, desde luego, el año en que Donald Trump ganó las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Fue también un año con dos Impeachments, uno en Brasil a Dilma Rouseff, y otro en Corea del Sur a Park Geunhye. Murieron Shimon Peres y Fidel Castro. El Papa Francisco intentó establecer reformas a la Iglesia católica. Un musulmán fue electo alcalde de Londres. Bruselas sufrió un ataque terrorista. Turquía soportó un golpe de estado militar fallido. La izquierda latinoamericana entró en crisis. Barak Obama llegó a la reconciliación con Vietnam, Irán y Cuba, estos dos últimos sin conocerse el desenlace. Netflix acabó con la preeminencia de grandes televisoras, y el mundo artístico vio morir a grandes ídolos. Sin embargo, algunas de las cosas que fueron noticia este año no fueron demasiado importantes para el mundo. Otras sí. Es imposible incluirlas todas aquí. Pero estos son los cinco cambios que me parecen los más trascendentes.
LA CRISIS DE LA DEMOCRACIA LIBERAL
El voto a favor del Brexit fue de 51,9% contra el 48,1% en Reino Unido; el plebiscito de Colombia para la Paz con las FARC arrojó 50,2% de votos del NO, contra 49,7% del SÍ; las elecciones de los Estados Unidos dieron el 47,8% de los votos a Hillary Clinton, y 47,3% a Donald Trump, quien ganó por vía del Colegio Electoral. Un fantasma recorre el mundo, y es la polarización de las masas. En todas partes hemos visto cómo las naciones se dividen al punto de la ruptura. México también lo vivió este año, con la MarchaXLaFamilia que se opuso al matrimonio igualitario. Es una crisis de la que aún nos resulta complicado atisbar la magnitud del problema. La causa de la crisis política en Occidente se debe a que en los países ricos decaen el ingreso y el empleo, y en los emergentes el Estado es incapaz de satisfacer todas las demandas y expectativas de las nuevas clases medias. Esta nueva polarización parece traer como consecuencia el final de las ideologías políticas. Una mezcla entre nacionalismo y demagogia conservadora. Todavía hace falta ver cómo seguirá avanzando este fenómeno. Se corre el riesgo de que el próximo año Marine Le Pen llegue al poder en Francia, y la ultraderecha alemana releve de su puesto a Angela Merkel.
En todo caso, queda claro que lo que entendíamos como política ha dejado de serlo en 2016. EL DISENSO SOBRE LA GLOBALIZAÇCIÓN
La población de mayor edad en la Gran Bretaña puso fin a su membresía en la Unión Europea. Donald Trump, con la rotunda victoria que obtuvo el partido republicano, ha tirado a la basura el TPP y se predispone a hacer lo mismo con el TLCAN y su comercio con China y establecer políticas proteccionistas. En la Unión Europea se plantean escenarios nacionalistas y conservadores, cerrados al avance de la globalización, porque la mayoría de la población de estos países ya no quiere o no sabe cómo competir con ésta. Los estadounidenses ahora creen que sus problemas económicos se deben a los migrantes latinos y los trabajadores chinos y los outsourcing trasladados a mercados más baratos donde se permita la explotación. Aunque Occidente nunca quiso aceptarlo, la migración también era parte de la apertura al mundo. Y son las oleadas de migrantes sirios los que han puesto en jaque al futuro de la misma Unión Europea, sumado a las reacciones nacionalistas ocurridas por los ataque terroristas en París y Bruselas. Pero el cambio de fondo es el traslado del peso industrial del mundo de Occidente a Oriente. Los europeos y los estadounidenses no deben olvidar que fueron ellos quienes crearon el sistema que permitió e impulsó la salida de capitales a regiones más rentables. Los impulsores del libre mercado se muerden su propia cola. ¿Entendieron mal la globalización los europeos y los americanos?
EL TRIUNFO DE VLADIMIR PUTIN
A lo largo de este año nadie ganó más que Vladimir Putin. Hace apenas unos días la revista Forbes lo volvió a nombrar por cuarto año consecutivo el hombre más poderoso del mundo. Y aunque el Zar de todas las Rusias gobierna un país estructuralmente débil, con una economía oligárquica y subdesarrollada y una población atomizada que disminuye su tasa de natalidad, ha sabido demostrar su liderazgo y mantener a raya al poder estadounidense, razón por la cual en las redes sociales es muy admirado.
Sin embargo este 2016 Putin se llevó todos los premios. Porque ante la crisis de las democracias liberales, el autorita rismo ruso parece muy exitoso, y frente al fracaso de la intervención de Obama en la Guerra de Siria, y la reciente victoria en la ciudad de Alepo por las fuerzas de Bashar alAssad, el aliado protegido de Rusia, parece que se asoma el fin del sangriento holocausto que ha durado un lustro. El triunfo del gobierno sirio es la victoria más grande de Putin sobre los Estados Unidos. Su éxito en Siria sólo podría equipararse con las inmensas concesiones que el presidente electo Donald Trump le sigue dando a su homólogo ruso. Porque Trump no sólo lo invitó (quisiera pensar que de broma) a hackear las cuentas de su entonces contrincante electoral Hillary Clinton. Ahora la CIA nos ha revelado que en efecto, los servicios de Inteligencia rusos intervinieron directamente en el proceso electoral, poniendo en tela de juicio la legitimidad del resultado. Por si fuera poco, Donald Trump ha nombrado como su futuro Secretario de Estado a Rex Tillerson, ex CEO de ExxonMovil, un multimillonario que resulta ser amigo personal de Vladimir Putin, quien en 2013 le otorgó la Orden de la Amistad. Apenas el 1ro de Diciembre pasado en un discurso frente a la Duma, Putin declaró que frente al nuevo panorama mundial “Rusia está dispuesta a ayudar a solucionar problemas allá donde sea oportuno”. Lo que el Zar de todas las Rusias quiso decir es que va a llenar los vacíos de poder allí donde Estados Unidos deje de intervenir. ¿Qué le regaló Trump a Putin, además de su política exterior? Le ha regalado el mundo.
POSTCAPITALISMO O LA CUARTA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL
Este año, en el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, se abordó un único tema: la llamada Cuarta Revo-lución Industrial, o el resultado de los desarrollos en telecomunicaciones y robótica de la última década y media y su impacto en la economía global.
Y aunque se planteó como un avance positivo de la economía, lo cierto es que por el momento es motivo de discordias como el desencanto por la globalización en los Estados Unidos y Europa, ya que la robótica y la informática han ido remplazando a la mano de obra humana, dejando sin empleo a un número importante de personas. Tan sólo en el sector industrial se prevé que el 85% de los puestos de trabajo se vean remplazados por máquinas en los próximos años.
El economista estadounidense Paul Mason ha creado el término Postcapitalismo para referirse a este evento. En un texto con este título publicado este año, ha afirmado que la tendencia global es el uso de nuevas tecnologías que pueden producir sin intervención humana. Por ejemplo, hace unas semanas en México, Fernando MierHicks, un joven de 27 años, inventó un simulador espacial para nano satélites que podría llevar Internet a todo el mundo. Sería desde luego un hito que dejaría sin trabajo a millones de personas y a la quiebra a muchas empresas. Aunque el Postcapitalismo puede dejar sin empleo a mucha gente, no hay que olvidar que la disminución del trabajo humano en la producción económica es una señal de progreso, no de retroceso. Aunque a corto plazo nos afecte, en el futuro, una vez que nos hayamos adaptado al cambio, la vida de millones de personas será indudablemente más fácil.
PAÍSES QUE FUNCIONAN CON ENERGÍA NATURAL
Entre el 7 y el 11 de mayo ocurrió un suceso trascendente que llamó poco la atención. Y es que con tan sólo agua, luz de sol y viento Portugal logró funcionar por completo sin necesidad de em-plear energías fósiles. Es la primera vez que un país entero logra prescindir de energía contaminante. A lo largo del año el 74,7% de su producción energética nacional fue renovable. Portugal no es el único país que busca funcionar con energía natural. Uruguay también ha logrado producir cerca del 40% de la energía que el país consume con recursos naturales renovables, invirtiendo el 3% del PIB. También China a pesar de su fama de ser el segundo país que más contamina en el mundo, es hoy el país que más invierte en el desarrollo de este tipo de energías, con el 2,5% del PIB, más del doble que la Unión Europea. Aunque ante el panorama general todavía estamos muy lejos de transitar a modelos energéticos sustentables, es necesario reconocer lo significativo de estos avances. El 2016 vio una importante serie de innovaciones tecnológicas que podrían acelerar el avance de países que funcionan con energía natural. Un pequeño gran logro como el de Portugal puede dar inicio a la revolución que el mundo más necesita: la energética.

Edukt, Educación, ciencia, arte y tecnología.