COSA PÚBLICA “Conciencia social”

COSA PÚBLICA “Conciencia social”

En este sentido, la percepción juega un papel muy importante en la construcción de la realidad, esa realidad que nos sirve para subsistir, para convivir y para desarrollarnos. Los sentidos nos ayudan a percibir esa realidad; sin embargo, éstos no son su?cientes para descubrir la realidad compleja y racional.

La palabra conciencia proviene del latín “conscientia”, cuyo significado es “con conocimiento”. Algunas definiciones afirman que se trata de un acto psíquico que permite a una persona percibirse a sí misma en el mundo; la conciencia es pues, el conocimiento re?exivo de las cosas, esto es, el estado cognitivo a través del cual una persona interpreta la realidad y actúa en consecuencia.
Bajo esta línea de argumentación, la conciencia social sería pues aquel
el estado de conocimiento que una persona tiene de su entorno, lo interpreta y actúa, dentro de sus posibilidades, para potencializar sus capacidades y disminuir sus debilidades; y nos referimos a las capacidades y debilidades del entorno de la sociedad; no de la persona en lo individual.
Sin embargo, sobre esta misma línea de argumentación se nos presenta otra dificultad; que es el significado de la realidad. Sin adentrarnos en las concepciones ?losó?cas sobre la realidad desarrolladas por prominentes filósofos como Emmanuel Kant, René Descartes, David Hume o Tomas de Aquino; nos limitaremos a su concepción racionalista y pragmática, sujetándonos al concepto de realidad como todo aquello perceptible y cognoscible por el ser humano, sea a través de sus sentidos o instrumentos que los potencialicen, porque debemos reconocer que la realidad lo es todo,
lo que podemos percibir y lo que no; materiales, elementos, mundos que ni siquiera conocemos son parte de esa realidad, incluso una idea o pensamiento es parte de esa realidad.
En este sentido, la percepción juega un papel muy importante en la construcción de la realidad, esa realidad que nos sirve para subsistir, para convivir
y para desarrollarnos. Los sentidos nos ayudan a percibir esa realidad; sin embargo, éstos no son suficientes para descubrir la realidad compleja y racional. En este orden de ideas, el raciocinio, la capacidad de pensar nos es de mucha ayuda para interpretar o construir lo que nuestros sentidos perciben; y bajo esta línea argumentativa podemos inferir que, la percepción es realidad.
Y si la premisa inferida es correcta, nuestra percepción construye nuestra realidad, luego entonces, la manera en la que percibimos el mundo nos ayuda a construir la realidad sobre éste; y para ello, mientras más conocimientos tengamos, esto es, más conciencia, mejor será la percepción y mejor la construcción de nuestra realidad.
Pero retomemos el hilo conductor de este pequeño ensayo, la conciencia social. Decíamos líneas arriba que la conciencia es “con conocimiento”;
y que la conciencia social en consecuencia es el estado de conocimiento que una persona tiene de su entorno; sin embargo, muchas de las veces este conocimiento del entorno, o sea, de lo que nos rodea, se ve afectado no sólo por los sentidos por una parte y por la capacidad de interpretarlos por otra; también se ve afectado por entorno mismo, me explico; podríamos decir que nosotros tenemos plena conciencia o conocimiento de que vivimos en uno de millones de planetas que existen en una de millones de galaxias que pertenecen a uno de millones e universos que existen en el cosmos, aunque en la mayoría de las ocasiones solemos olvidarnos
de ello y destruimos el planeta como
si pudiéramos migrar fácilmente a otro igual o con las mismas características cuando se agoten los recursos de éste. Pero, en fin, el punto es que tenemos un conocimiento relativamente amplio sobre nuestro planeta y en consecuencia interpretamos nuestra realidad tomando como referencia esos conocimientos, olvidando los millones de planetas, galaxias y universos que existen, allá afuera, lejos de nuestra pequeña y limitada realidad. Y pensamos, si es que lo hacemos, que los demás mundos, galaxias y universos tienen comportamientos similares al nuestro, lo cual es un completo error.
De la misma forma, los conocimientos que tenemos acerca de nuestro entorno nos ayudan a construir nuestra realidad, olvidando que existen otros entornos que también existen, aunque nosotros no seamos capaces de percibirlos o no tengamos conocimiento pleno de ellos por no ser el entorno en el que habitualmente desarrollamos nuestras actividades.
Algunos autores de?nen la conciencia social como el conocimiento que una persona tiene sobre el estado de los demás integrantes de su comunidad,
y cómo afecta o beneficia ese entorno para el desarrollo de las demás personas que coexisten en ese entorno. Pero no sólo eso, no sólo tiene conocimiento sobre lo que lo rodea, lo interpreta y le sirve de base para actuar en consecuencia, como pate de esa comunidad, para que todos los integrantes tengan mejores oportunidades de desarrollo y bienestar. Esto es, la conciencia social nos facilita los conocimientos necesarios para la acción social; porque conciencia sin acción son, como afirmaba Platón, margaritas en la panza de los cerdos, o sea, no sirven para nada.
Cuántas veces vemos o escuchamos a nuestros hijos expresarse de situaciones complejas o ajenas a ellos como si están no existieran; lo hacen porque no conocen otra realidad a la que están o los tenemos acostumbrados; piensan que el pequeño mundo en el que viven es aplicable para todos los demás seres o personas de la comunidad; porque como afirmamos anteriormente, la percepción es realidad y sobre ésta construimos nuestras acciones. No hagamos de nuestros hijos e hijas pequeñas Marías Antonietas que piensan que, si los demás no tienen pan que comer, pues que coman pasteles. La conciencia social es indispensable para la acción social; y ésta, para la equilibrada subsistencia, coexistencia y desarrollo de la sociedad en su conjunto.

Edukt, Educación, ciencia, arte y tecnología.