“Hay gente que cree que entiende un libro solo porque sabe leer. Ya te dije que los libros son como espejos: cada quien encuentra allí lo que tiene en su cabeza. El problema es que solo descubres que tienes eso dentro de ti cuando lees el libro correcto.”

“Voy a contar lo que ocurrió cuando yo tenía 13 años. Es algo que no he podido olvidar, como si la historia me tuviera tomado del cuello… Mientras la historia sea un secreto, me tendrá prisionero.”
Nuestro protagonista, Juan, tiene 13 años cuando todo en su vida cambia: está cerca de las vacaciones de verano cuando sus padres se separan. Es por esto y la mala situación de su madre que tiene que irse a vivir su con tío Tito, quien está francamente loco, y la enorme biblioteca que habita en su casa. Es allí donde tendrá la más grande aventura intentando completar la difícil tarea de buscar el libro más especial de todos: aquel que no tiene autor y que jamás ha sido leído, esa obra escurridiza que se esconde entre los tomos y busca a un lector que le merezca. El Libro Salvaje.
“Hay dos formas de que un libro llegue a ti: la normal y la secreta. La normal es que lo compres, te lo presten o regalen. La secreta es mucho más importante: en ese caso es el libro el que escoge al lector.”
Este es un libro sobre madurar. Por fuera, y al hojearlo, parece algo pequeño, simple. Pero al navegar entre sus páginas, te encuentras con un tesoro escondido de toneladas de entendimiento y consejos. Es una metáfora fantasiosa de la realidad, porque, aunque parezca muy disparatado e imposible lo que sucede, son cosas que día a día vivimos, aunque de una manera mucho más pequeña e indetectable.
Es, en definitiva, una obra ideal para los pequeños lectores de la casa.
Muestra perfectamente el amor a la literatura, aunque también alerta de los peligros que ello conlleva, nos dice que debemos cuidarnos de no perder nuestra cordura entre las páginas, que no por ellos debemos alejarnos de nosotros mismos ni de los que nos rodean. Habla de que la literatura, al igual que nuestra existencia, sólo está viva cuando se comparte. Nos cuenta de la amistad, de la inocencia, de abrir los ojos, de la importancia de la familia, de enamorarse por primera vez.
Un libro lleno de simpleza y sabiduría, con un personaje principal amigable, fácil de identificarse con él, y una narración interesante, trepidante, ideal para enganchar a sus páginas. Una historia que, sin duda alguna, sólo un verdadero amante de la literatura pudo haber escrito.
“Hay gente que cree que entiende un libro solo porque sabe leer. Ya te dije que los libros son como espejos: cada quien encuentra allí lo que tiene en su cabeza. El problema es que solo descubres que tienes eso dentro de ti cuando lees el libro correcto.”
Es una historia recomendado para niños, adolescentes o cualquier persona que busque una buena lectura ligera, porque al fin y al cabo, ¿quién dijo que la literatura infantil era sólo para niños?