La expansión que sufrió hace unos años Expo Guadalajara, que es el foro donde se realiza la feria año con año, ayudo a que ese incremento de asistentes no colapsara la feria. Hay días en los que es complicado caminar por los pasillos debido a las multitudes que asisten y eso habla de una sociedad que está respondiendo.

La fiesta de las letras de Guadalajara en su edición número treinta y uno tiene como invitada de honor a la comunidad de Madrid, la cual no solo trae letras, también música, cine, entre otras actividades culturales.

La Fil desde hace una década se ha diversificando en su oferta cultural, recuerdo que hace no más de una década que el Cine Foro empezaba da dar funciones gratuitas de películas de la región o país invitado. El teatro Diana empezó a funcionar como otra sede para eventos especiales, recuerdo la lectura de “Intermitencias de la Muerte” con Gael García y el Premio Nobel José Saramago en el 2006, la presentación en el 2013 de la obra de teatro “Kathie y el Hipopótamo” de Vargas Llosa, dicha obra se presentaba en Madrid y la trajeron al teatro Diana como parte de las actividades culturales.

La expansión que sufrió hace unos años Expo Guadalajara, que es el foro donde se realiza la feria año con año, ayudo a que ese incremento de asistentes no colapsara la feria. Hay días en los que es complicado caminar por los pasillos debido a las multitudes que asisten y eso habla de una sociedad que está respondiendo.
Este año se ha cuestionado por qué no viene algún premio nobel de literatura. La respuesta de los organizadores ha sido; el éxito de la Feria no depende de la presencia de un Nobel de Literatura. No hay que demeritar a los escritores que vienen, un Paul Auster, no le pide nada a un Premio Nobel de Literatura.

Hay que reconocer que no ha habido un buen cambio generacional de escritores en México y Latinoamérica. La época; de los Paz, Fuentes, Márquez, Benedetti, Cortázar, entre otros ya paso. Aún tenemos escritores de renombre a nivel mundial, no hablo como mexicano, sino como latinoamericano. Tenemos a Vargas Llosa como elemento activo del Boom Latinoamericano que muchos podrán criticar por su postura política, pero su talento como escritor es innegable, Fernando del Paso otro de los grandes de las letras, que aunque no nació en Jalisco es un orgullo para los Jaliscienses.

Hace tiempo que Jalisco no tiene un Juan José Arreola, Mariano Azuela, Agustín Yáñez o un Juan Rulfo. Los organizadores no son responsables de esta situación, pero seguro les hace falta impulsar dentro de la feria; a nuevos escritores tanto jaliscienses como del resto de la república.
Las presentaciones de los extranjeros, Fernando Savater, Almudena Grandes, Paul Auster y Emmanuel Carrère, son como las cartas fuertes. El estreno del Salón del Comic y Novela Gráfica, pretende atraer a otros lectores, la mesa sobre Juan Rulfo donde estará Fernando del Paso es otro de los atractivos. La presentación de los mexicanos Juan Villoro y Jorge Volpi, quienes están levantando la mano para cubrir el hueco que han dejado; Fuentes, Monsiváis entre otros. La exposición “Pongamos que Hablo de Madrid” Y por supuesto en la música, este año habrá dos artistas o grupos compartiendo escenario, un madrileño y un mexicano, encabezados por Vetusta Morla.
La FIL Guadalajara nos ha acostumbrado a sorprendernos cada año y esperemos que este año no sea la excepción.