Queremos seguir teniendo vida en nuestras comunidades; el día que la Tierra se acabe, se destruyan las aguas y los árboles, nos vamos a destruir nosotros”. Por ello, “tenemos que quitar la estructura que no quiere a las comunidades, que sólo quiere de nuestros pueblos las riquezas

Proseguimos en la conclusión de este subcapítulo: Economía de Mercado, México – Estados Unidos y demás países desarrollados.
En el marco global, el interjuego de las realidades, entre países desarrollados y países en desarrollo son asimétricas, quien pone las reglas del interjuego son los poderosos, y los débiles aceptar las minucias de las coyunturas que se dan, pues quiérase que no, México tiene lo suyo, y eso es lo que desea tomar el poderoso: materia prima; petróleo; metales preciosos; extensos territorios con recursos naturales en la superficie y en el subsuelo; mano de obra barata; población migrante; reglas y leyes que facilitan la inversión extranjera y explotación de la población desempleada, dispuesta a tener un salario por muy precario que sea, porque aquí en México ni eso le proporcionan y gobiernos corruptos cómplices de las transnacionales. Desde la Colonia a la fecha, los países occidentales y el poderoso del norte, han esquilmado a la nación mexicana, con saqueo de oro y plata y extenuado a la economía con una gran deuda, a tal grado, que estos últimos gobiernos lo único que pagan son los grandes intereses y servicios de la misma, y el capital en deuda se sigue acumulando. Así no se puede negociar ni renegociar cualquier tratado internacional.
Ante ello, expongo a continuación una propuesta:
“Organizar la Cooperación México – Latinoamérica en la Educación y Rememoración e Investigación en la Cancelación Total de la Deuda y pagos de Intereses históricos, hacia los organismos internacionales financieros y países desarrollados (E.U. y europeos). Esta propuesta va encaminada a los partidos auténticos de izquierda y candidatos independientes de las próximas elecciones en México, aquellos que verdaderamente están comprometidos con las necesidades del pueblo, pero no comparsas de los demás partidos.
Para este subtítulo se consultó a:
Sidney Weintraub, Luis Rubio F. y Alan D. Jones (1992). Integración industrial México – E.U. Alternativas para el futuro. México Diana.
Gonzalo Martner (1983). Introducción a las economías del Tercer Mundo. México, Nueva Imagen
Carlos Fernández – Vega (2017), La Jornada. 25 de oct. P. 24
Percepción de la Realidad del medio Ambiente: Gobierno, Empresa y Población en general.
“Queremos seguir teniendo vida en nuestras comunidades; el día que la Tierra se acabe, se destruyan las aguas y los árboles, nos vamos a destruir nosotros”. Por ello, “tenemos que quitar la estructura que no quiere a las comunidades, que sólo quiere de nuestros pueblos las riquezas”
Marichuy
Candidata Independiente
Abundan los acuerdos, declaraciones, incluso decretos a nivel internacional, nacional y local, sobre la protección, preservación del medio ambiente, para combatir la contaminación del aire, suelo y agua, y últimamente mitigar los impactos del cambio climático. En los foros mundiales los gobiernos de los países participantes, acuerdan establecer reglas y normas para que las empresas en su producción, innoven y mejoren tecnológicamente con sustentabilidad los procesos productivos, pues los efectos y derrames tóxicos de sus industrias están acabando con los recursos naturales renovables y no renovables, la salud de la población está en riesgo masivo, y más allá de esto, los polos (ártico y antártico) se deshielan inexorablemente, lo cual provocará el aumento del nivel de los océanos, la muerte masiva de especies marinas y terrestres, entre otras cosas, cuya tendencia es colapsar la vida planetaria.
Detrás de esos acuerdos y demás proposiciones subyacen los intereses voraces de las empresas, cuyos dueños lo único que les importa es la acumulación del capital, las ganancias, por lo que los participantes en esos foros, demagógicamente y en forma servil acuerdan y redactan los textos, cuyo discurso ambiguo y confuso, publican y mediatizan sus acciones para aplicarse en cada país al que representan. Pero nada más se publica y se legisla al respecto, pero reglamentarse y materializarse dista mucho en la realidad. De entrada se empieza a vislumbrar las percepciones de la realidad ambientalista a nivel mundial: empresa depredadora y voraz; gobiernos serviles y corruptos al ser cómplices de los corporativos industriales; y el pueblo inerme ante el colapso gradual de su territorio y biodiversidad.
La percepción del medio ambiente en las empresas.-
Para ellas el medio ambiente es una realidad que no debe tomarse en cuenta dentro de la fórmula del incremento y acumulación del capital; es más, para ellas esta realidad no hay que considerarla en sus planes estratégicos del proceso productivo esquilmante. Los megaproyectos de las empresas trasnacionales y nacionales a instalarse en cualquier país en vías de desarrollo como México, requiere de grandes obras de infraestructura para que el gobierno dizque beneficiado, promueva a través del presupuesto de egresos, la financiación de la misma, esto es, propiciar el acondicionamiento estructural para la gran producción de dichas empresas. Antes de instalarse una empresa multinacional, primero se sirve de las exploraciones que haya hecho el gobierno receptor; ya segura de los datos proporcionados por la dependencia a cargo: ¿qué hay en la superficie y en el subsuelo del territorio a explotar? Ésta es la realidad apetecida por la empresa. Necesidad de la empresa: requiere que esa zona esté libre de población indeseada (indígenas y campesinos); agua en abundancia y mano de obra barata.
También se requiere de elementos aledaños para echar andar el megaproyecto, como es la seguridad y tranquilidad para invertir; carreteras, puentes, puertos y aduanas para el libre acceso de la conducción física de la producción y entrada de insumos industriales; restricción en la intervención estatal para tener manos libres en su operatividad; ingreso libre para la inversión extranjera y se propicie el flujo de capitales e incremento del capital de trabajo; para invertir se requiere fiscalización bondadosa o exoneración fiscal, y en caso de excederse, devolución de impuestos. Al promover el empleo en el país receptor, imponer el “contrato de protección patronal”, y por supuesto, el establecimiento laboral conocido como outsourcing; La restricción o eliminación de reglamentos ambientalistas, ¿Qué clima de inversión más favorable requiere la mencionada empresa?
Percepción de la realidad por el gobierno.-
Consiste en sacar provecho de esos contratos o mencionadas rondas; al igual que las empresas, esa realidad no está considerada en sus planes de desarrollo sexenal, por más que legisle sobre la sustentabilidad de sus acciones y políticas públicas; para empezar, es muy exiguo el presupuesto para la conservación y preservación del medio ambiente; la misión y visión del gobierno en las acciones ambientalistas es pura ilusión, es fachada detrás de cada decreto y declaraciones, es mera demagogia, es la retórica mediática para hacer creer a la sociedad en general, de que México está cumpliendo a lo que se compromete en los foros mundiales. Y para muestra muchos botones para ejemplificar su tendencia; las secretarías dedicadas al sector agropecuario, economía y energía, en sus planes de desarrollo para nada contemplan el proteccionismo ambiental.
Proseguiremos en el próximo artículo.