Causa tristeza tanta desinformación en las redes sociales sobre el tema taurino, ya que se dejan llevar por las modas animalistas, en que humanizamos animales y animalizamos humanos, ejemplo importante es la nueva película de Disney

La tauromaquia en la Comarca Lagunera está viviendo momentos difíciles, esto debido a la prohibición en el estado de Coahuila, basado más en venganzas políticas que en un sentir ciudadano con la moda animalista, pero aun así no deja de tener pasajes importantes en Ciudad Lerdo, ya que ha acogido de buena manera los festejos que se llevaban a cabo en Torreón.
Muestra de ello fue la novillada realizada en la Plaza de Toros “Alberto Balderas”, donde cuatro jóvenes aspirantes a matadores de toros se jugaron la vida en el ruedo ‘lerdense’ ante una buena entrada.
Por las plazas laguneras han desfilado las primeras figuras del toreo mundial y nacional, iniciando por la Monumental Plaza de Toros “Valente Arellano” de Torreón, que desde su inauguración en 1934 han desfilado verdaderos monstruos del toreo como Manolete, considerado el mejor de la historia, Armillita, Manolo Martínez y los mejores laguneros Ricardo Castro, Valente Arellano, Aurelio Mora, Arturo Gilio, Jorge Mata, Mario Mora y Joseli.
Nos pasamos a Lerdo, inaugurada en 1936 (previo, había otra plaza que data del siglo XIX), ha sido un semillero importante de jóvenes aspirantes, por mencionar algunos Rafael Rodríguez “El Volcán de Aguascalientes”, Humberto Moro, Antonio Campos “El Imposible”, el mismo Valente y Gilio.
Joselito Adame, actualmente con las principales figuras nacionales Arturo Macías, Arturo Saldívar , Sergio Flores, José Mauricio y donde se malogró el famoso brujo de Apizaco, Tlaxcala, Rodolfo Rodríguez “El Pana”y la despedida de ruedos laguneros de Eulalio López “Zotoluco”, última figura nacional.
En el Coliseo Centenario de Torreón, al igual que en Lerdo, desde su inauguración en 2008, han desfilado los mejores espadas a nivel mundial , el rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza , los de a pie, Enrique Ponce, Julián López “El Jul”, Morante de la Puebla y los mejores mexicanos, que al cerrar sus puertas han tenido que desplegar su arte en el albero lerdense, destacando Enrique Ponce.
Causa tristeza tanta desinformación en las redes sociales sobre el tema taurino, ya que se dejan llevar por las modas animalistas, en que humanizamos animales y animalizamos humanos, ejemplo importante es la nueva película de Disney “Ferdinand”, donde ponen a un toro a oler flores, a hablar, cosa que no sucede, quizá quien la escribió , jamás ha pisado una plaza de toros y mucho menos una ganadería de reses bravas, aprovechando su influencia social para crear criterio en la gente de una manera equivocada.
La carne del toro de lidia es comestible, como la de las reses de engorda, peces, pollos, cerdos, saliendo de la plaza se distribuye en las carnicerías, pero es el único de todos los antes mencionados, que tiene derecho a luchar por su vida con honor, a pelear con su instinto bravo (desde que nace embiste), de poder salvar su vida por medio del indulto que le da su bravura y su nobleza (lo regresan a su ganadería a dejarlo como semental con al menos 30 vacas).