Autor: Alfredo Castro

Esas malditas brujas

Esas malditas brujas bastardas del cielo hijas de los hombres desamparadas del manto de Dios. Bajan de la nube oscura sobre la luna prenden chispas, se despojan de un plumaje negro y aterrizan en los tejados. Las he visto en busca de niños tienen hambre de inocencia, las he visto danzar frente al fuego. La ciudad duerme y ellas ríen a carcajadas. Siempre son ellas a la media noche o las tres de la mañana festejan aquelarres desde el armario gritan mi nombre en la ventana. Me rindo. Caigo en tentación por su danza felina por su piel de...

Leer más

Quiero estar contigo

Quiero estar contigo, allá profundamente donde la tierra se inquieta Contigo, entre lágrimas, gritos entre el escombro y el cielo para escarbar en las entrañas del miedo Las calles, rotas de cada sueño son grises. Tal vez, te pierda detrás del polvo tal vez, brote la luz y entre las piedras florecerá el amor Que las madres se aferren a sus hijos con manos necias necias de cariño. Que los hermanos, los abuelos repartan hasta la última porción de fe. Esta noche me voy contigo porque lo que sacude la tierra no desploma el amor el amor el...

Leer más

En caso de que vuelvas

Tardes enteras lo he pensado: en caso de que vuelvas mi corazón, débil, torpe retomaría el ritmo de la dicha, mis ojos, que de hace tiempo se nublan verán de nuevo los tuyos, claros como la primera mirada. Se derramará hasta la última gota que me quede de alma. No podría evitar amarrar tu vientre a mi cuerpo sepultar tu voz en mi pecho o quizá, limpiar mi sangre con tus labios. Te darás cuenta de lo monótono que he sido de la manera absurda en la que extraño. Es cierto en pensamientos profundos te he odiado como se...

Leer más

Madrugada

En la madrugada antes de que el sol ocupe el cielo la luna, idéntica a una rubia se asoma entre las ramas flacas de un árbol algunas estrellas aún brillan, parpadean hasta fundirse Los gorriones aún duermen sueñan con desprenderse con dibujar su vuelo entre las nubes y a lo lejos escucho llegar tus pasos. El suelo vibra de las líneas del concreto se hacen abismos los charcos se hacen océanos tú llegas como un ser místico emerges de otro universo de naturaleza muy distinta Te sientas frente a mí para clavar tus ojos en los míos yo tiemblo,...

Leer más

Cada vez que llamas

Cada vez que llamas siento que ya no me llamo Alfredo siento llamas en las yemas y todo se descompone. Es que cada vez que llamas no existe nada; ni los huecos en la tierra, ni el camino de las hormigas, ni el vibrar del avión, no hay nada, sólo tu voz. Un inmaculado susurro que duerme en mi oído me deja inquieto No puedo repararte, Mujer Quiero darte calma y no te puedo Después cuelgas, todo regresa; regresa la realidad, el suelo, la gente todo está en su lugar Me dejo dominar por el vientre tranquilo y blanco...

Leer más
  • 1
  • 2