Autor: Eric A, Araya

Castellano para castellanoparlantes

Tras el chino mandarín, el español —o español castellano o simplemente castellano, sin entrar en mayor detalle o controversia— es la lengua con más hablantes en el mundo, con más de 470 millones de hablantes nativos alrededor del orbe. A esto se debe sumar los otros tantos millones que lo hablan como segunda lengua y con dominio nativo, que lo hablan como tercera lengua y con dominio nativo o que lo hablan pero con una capacidad limitada. Aparte de España y de Hispanoamérica, también es hablado en el Sahara Occidental (en el extremo occidental del desierto del Sahara, a...

Leer más

¿Quién nos educa?

Apesar de grandes esfuerzos en materia educativa —y de otros estériles o ridículos, de plano—, por doquier, no hay mayores resultados que presumir. Ni los habrá. Luego vienen los análisis barrocos, las reformulaciones viciosas… Y todo comienza otra vez. Así pues, debemos hacernos varias preguntas. Una de ellas debe abordar quién es realmente el agente educador por antonomasia. Los ojos inmediatamente se van hacia el Estado. Y al examinar su cometido, es increíble ver cómo éste —considerándolo simplemente como conjunto de poderes y órganos de gobierno de un país soberano— ha ignorado casi sistemáticamente la palabra de los grandes...

Leer más

Reprobar es aprender

Reprobar. Fallar, perder, fraca-sar, errar, hundirse. En ciertas esferas y regiones, el lance de la reprobación en la enseñanza está rodeado de un halo casi malévolo; es pecaminoso, criminal, antipatriota y, por supuesto, ilegítimo para las máximas jerarquías de la Educación y, por lo demás, para las máximas mentes estadistas detrás de las fachadas en el andamiaje políticosocial de un país. La reprobación está censurada, reprobada. Prohibido reprobar. ¿De dónde viene esta ocurrencia? ¿Tiene algún asidero lógico? ¿Hay algún testimonio del éxito de su implementación en alguna parte del orbe? Con las últimas dos preguntas sólo puedo especular, porque,...

Leer más

Contracultura escrita

El porcentaje de la población alfabetizada con la capacidad para servirse realmente de la comunicación escrita, tanto en su comprensión como en su expresión —entiéndase lectura y redacción, respectivamente—, es irrisorio, a ojo ligero, no mayor al 3%. Tal vez me equivoque y en realidad sea menos. O mucho menos. Esta minoría rebelde, en términos populares, promueve y utiliza formas opuestas a las establecidas en la sociedad; esta gente lee. Esa minoría ha hecho de las letras, en su amplio espectro, su pasaje matriz a disímiles pero fructuosos escenarios —ajenos e inaccesibles al resto de la población—; esa gente...

Leer más